Vacaciones en Marrakech

Organizamos excursiones a Essouira, Télouet, Aït Ben Adou, a las Cascadas de Ouzoud, al Valle de Ourika, etc. También organizamos circuitos en el sur de Marruecos. Ofrecemos excursiones y actividades como montar en quad, en buggies, en globo aerostático, salidas al desierto, excursiones en 4×4, trekking, fiestas en discotecas, restaurantes, excursiones en camello…

 

Lo que por nada del mundo debe perderse en Marrakech

Pasar unas vacaciones en Marrakech es, en conjunto, descubrir la riqueza cultural de Marruecos, disfrutar de un Sol garantizado y tener el placer de descubrir una ciudad cosmopolita e internacional. En Marrakech se puede vivir como en Europa (de hecho mucha gente lo hace), pero también se puede uno dejar llevar por los encantos del barrio antiguo y sus tradiciones milenarias.
Aparte de sus numerosos museos y de la sombra de sus jardines, Marrakech ofrece al visitante un sinfín de posibilidades para irse de compras o para gozar al máximo de una auténtica noche de fiesta. La ciudad yace a los pies del Atlas y eso le permite, si lo desea, hacer una escapada al valle de Ourika para disfrutar de sus pintorescos paisajes o conocer en primera persona el desierto.

El minarete de la Koutoubia

Toda una obra maestra de la arquitectura de estilo hispano-morisco del siglo XII, que fue fuente de inspiración para los constructores de la Giralda de Sevilla.

La Plaza Jemaa Fna

La plaza Jemaa Fna, de forma irregular, está considerada patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Otrora plaza de ejecuciones públicas, se ha convertido en la actualidad en punto de encuentro de pequeños comerciantes, adivinos, encantadores de serpientes, músicos, cantantes, acróbatas, tatuadores de henna, domadores de monos de Marruecos, etc. El visitante se topará con un gran número de vendedores de zumo de naranja y puestos de mercado donde podrá degustar carnes a la parrilla, caracoles y todo tipo de especialidades. No piense que todo esto es un simple espectáculo orientado a los turistas: infinidad de marrakechíes disfrutan de este bullicio. Además, es una maravilla poder tomarse algo en una de las fantásticas terrazas que le permitirán contemplar la esencia de Marrakech en su plenitud.

El palacio de la Bahía

« Bahía » es un termino que significa “lo mas bello”. Este palacio se construyó a finales del siglo XIX, alrededor de 1880, por orden del visir Ben Moussa en honor de su favorita.
La calidad de la decoración de las salas de recepción de estilo morisco, así como el frescor embriagador de los naranjos y flores plantados en los numerosos patios, hacen de este palacio visita obligada en su descubrimiento de Marrakech.
El visitante se quedará, sin duda alguna, boquiabierto al contemplar los suelos decorados con zelliges (mosaicos de figuras geométricas donde cada color es un azulejo recortado a mano), los trabajos en estuco, los techos de cedro pintado, las hermosas puertas de madera primorosamente ornamentadas, etc.

Los zocos

¡No se los pierda por nada del mundo! El ambiente reinante en los zocos de la medina es inolvidable: una perfecta sintonía de olores y colores. Es francamente divertido probar suerte en el arte del regateo con los comerciantes y perderse en sus laberínticas callejuelas.